La encimera es uno de los elementos más importantes de una cocina. Un espacio donde poder preparar los alimentos que, además de ser duradero, debe dotar al hogar de un encanto especial.

Tanto a la hora de reformar tu vieja cocina como en el momento de instalar una completamente nueva, es muy importante atender a los tipos de encimera que mejor se ajusten a tus necesidades cotidianas. 

En este sentido existen variedad de modelos y precios relacionados con su mantenimiento, resistencia, durabilidad o materiales. Y la elección, como es natural, es muy importante pues, además de un soporte, se trata de una herramienta donde manipular y preparar tus comidas diarias.

Por otro lado, las combinaciones a la hora de instalar una encimera son muy variadas y, dependiendo de la elección, el efecto estético de la cocina también variará notablemente. Actualmente, entre las más demandadas se encuentran las encimeras configuradas a modo de isla o barra americana. Un modelo pensado para economizar espacio que, además, ofrece innumerables posibilidades prácticas.

De los estilos y acabados hablaremos a continuación. Desde la imponente madera rústica al minimalismo concebido a base de láminas de acero, las opciones para implementar materiales y complementos son tan variadas que la decisión final va a ser de todo menos sencilla.

Es por esto que, como especialistas en muebles de cocina que somos, queremos darte algunas ideas sobre los tipos de encimeras más interesantes que puedes encontrar a día de hoy.

Encimera de acero inoxidable.

La elección más razonable si lo que buscas es durabilidad y resistencia. Una encimera de acero inoxidable, pese a que puede ser más costosa de mantener limpia, es una elección segura por su robustez y su estética minimalista. No obstante, el acero y su instalación no serán nunca la elección más económica de este listado.

Encimera de porcelana.

Una elección aún más sensata si lo que buscas es un material que no solamente evite ralladuras, manchas y erosiones, sino que también sea lo suficientemente sólido y resistente como para evitar que el fuego, el agua o agentes corrosivos la estropeen.

Encimeras de granito, mármol o cuarzo.

Muy recurrentes en hogares que buscan un efecto particularmente elegante y distinguido. El mármol es un material con un efecto grandioso dentro de una cocina, pero tan poroso al mismo tiempo que, sometido al uso y el calor constantes, pueden terminar por malograrse con el tiempo. Las reparaciones, además, no son particularmente sencillas ni baratas. Un caso, por otra parte, muy similar al de las encimeras hechas de cuarzo.

El granito, en cambio, ofrece el mismo efecto visual noble y con clase del que dispone el mármol y es, a su vez, un material con una durabilidad muy elevada, resistente y fácil de limpiar (también mucho más resistente al calor que el mármol). Sin embargo, su instalación no es sencilla y su mantenimiento exige un cuidado muy particular que no incluya químicos.

Encimeras de madera.

Por último, uno de los materiales más clásicos a la hora de construir una encimera es la madera rústica. Su presencia es tan evocadora, debido a su alto nivel de calidez e impacto visual, que requieren de una decoración y encaje específicos que garanticen cierta armonía en el conjunto de la cocina. 

Como ves, elegir una encimera al gusto para tu cocina puede resultar un sano ejercicio que mezcle conceptos, emociones y cierto sentido común. La decisión, que puede tomar algún tiempo y necesitar de criterio experto, va a ser fundamental dado que el espacio que va a ocupar dentro de la casa es, y será por muchos años, uno de los más importantes del hogar.