En su interior se almacena ropa o enseres domésticos y su característica principal, la que le diferencia de un armario tradicional que se pude comprar en una tienda de muebles, es que este tipo de roperos forman parte indisoluble de la habitación, lo que implica que no se pueden mover si no es a través de una reforma integral o parcial.

Este tipo de armarios son la mejor forma de integrar un espacio útil dentro de una habitación interior o exterior de una vivienda; una solución fantástica para economizar el espacio del hogar, creando un elemento esencial que, de forma conjunta, armoniza estética con usabilidad.

Su evidente funcionalidad ofrece, al menos, tres características que los hacen especialmente atractivos:
  • El ahorro efectivo de espacio
  • La posibilidad de integración en cualquier lugar
  • Sus ilimitadas posibilidades estéticas
Solo por mencionar, grosso modo, algunas de sus virtudes más inmediatas.

Por otra parte, y siendo prácticos, es posible que un armario industrial ofrezca soluciones más económicas, a priori, para aquellas personas que, en definitiva, piensan que un armario no es más que un mueble que una vez amortizado puede cambiarse por otro. Una visión cortoplacista que resuelve un problema de almacenaje en un momento concreto; pero que no tiene en cuenta un detalle: la visión de conjunto dentro del hogar.

No obstante, la elección va a depender siempre del espacio que ofrezca la casa, del gusto en la decoración de sus residentes y del uso que estos hagan de la vivienda.

Armarios empotrados a medida en diferentes estilos


Por norma general, los armarios empotrados tienden a cubrir espacios complejos dentro del hogar. Lugares en los que un armario de fabricación industrial no acabaría nunca de encajar de forma natural y que acabarían por quedar en desuso de no ser por la alternativa que ofrece un armario de obra a medida. Es el caso de las paredes de una buhardilla, los espacios que dejan dos columnas o el hueco formado bajo una escalera.

Este concepto de armario es capaz de adaptarse, incluso, a lugares inclinados y condiciones de temperatura o humedad especiales. Así, elegir un armario empotrado hecho a medida para una caseta de jardín o un cobertizo en un exterior será mejor idea que instalar uno de madera o metal; condenados a estropearse en muy poco tiempo.

Tipos de armarios empotrados


Los armarios empotrados a medida disfrutan de una versatilidad enorme. De hecho, la costumización es precisamente lo que los hace diferentes.

Pueden ser, por ejemplo, abiertos o cerrados; con puertas deslizantes, abatibles, correderas o plegables; hechos en madera, lacados en diferentes colores, de cristal o de espejo.

Beneficios y ventajas del armario empotrado con respecto al armario tradicional

  •  Mayor capacidad que un armario convencional
  •  Mayores posibilidades de personalización y diseño exclusivo
  •  Mayor sensación de orden
  •  Mayor aprovechamiento del espacio
  •  Mayores posibilidades estéticas al aprovechar rincones vacíos, muertos o desaprovechados del hogar
  •  Mayor capacidad de limpieza
  •  Mayor durabilidad
  •  Mayor capacidad en el uso de complementos a medida: iluminación integrada led, colgadores de interior, zapateros a medida, perchas múltiples, armarios colgantes, compartimentos, cajas transparentes, uso de cortinas en vez de puertas, colgadores en riel extraíble, baldas personalizadas, ganchos en la estructura de almacenaje abierto, entre otras infinitas combinaciones y posibilidades que un armario industrial ve limitadas.
  •  Mayor versatilidad de cambio y mezcla de estilos
  •  Mayores posibilidades en la homogenización los muebles de la estancia
Por todo ello, consideramos que la elección de un armario empotrado va a ser siempre una gran idea, sobre todo cuando la reforma del hogar, y la necesaria decoración que esta conlleva, se entienden como una experiencia personal, mezcla de ilusión y orgullo.